La sala VIP del cerebro político

ÁNALISIS Y OPINIÓN 17/12/2023 Daniel Eskibel

Daniel Eskibel

El cerebro político tiene su zona VIP a la hora de recibir a los candidatos. Algunos de esos candidatos, la gran mayoría, no son aceptados y se quedan afuera de la zona preferencial. Mientras tanto otros, muy pocos, atraviesan esa frontera y se instalan con toda comodidad.

Imagina un aeropuerto.

Mucha gente circula por las áreas públicas. Entran, salen, consultan, hablan, hacen trámites, compran. Pero hay un área restringida que es el pre-embarque. Allí son menos personas, y para ingresar tienen que cumplir ciertos requisitos.

Más aún: también hay un pre-embarque VIP. Menos personas todavía. Y mayores requisitos de ingreso.

Así es también el cerebro en materia política. Selectivo y exigente. Porque tiene su sala VIP, su club exclusivo, su lugar de élite. Como el lugar donde esperan el embarque los pasajeros VIP del avión, así mismo. Es el lugar al cual solo pueden pasar los candidatos que califican para la decisión de voto. Que generalmente es uno solo, o son 2 como máximo.

¿Cuál es ese candidato? ¿O cuales?

Es el que aprueba todos los requisitos del “formulario de admisión”. El que aprueba todos y cada uno de los criterios de la checklist del cerebro.

¿Cuáles son esos criterios que forman parte de la checklist del cerebro político?

1. Target.
2. Problema.
3. Solución.
4. Personalidad.
5. Marca.
6. Posicionamiento.
7. Confianza.

Esta checklist representa las preguntas básicas que se hace el cerebro del votante ante el candidato:

1. ¿Este candidato me habla a mí? No a un otro cualquiera. A mí. No a mis conocidos. A mí. No a un ente abstracto. A mí.

2. ¿Se refiere a mis problemas? ¿Los entiende? No los problemas abstractos y de todos. No. Los problemas que vivo yo.

3. ¿Tiene soluciones creíbles para mis problemas? Soluciones que yo crea que de verdad son posibles y efectivas.

4. ¿La personalidad del candidato es apropiada para el cargo? ¿Tendrá la inteligencia emocional como para ejercerlo adecuadamente?

5. ¿Qué capacidades tiene el candidato que lo distinguen de otros? ¿Qué ilusiones me ofrece? ¿Y qué mix entre capacidades e ilusiones?

6. ¿Qué posición ocupa en mi escala mental en comparación con otros candidatos?

7. ¿Por qué le tengo que creer y tener confianza?

Si el candidato logra superar todos y cada uno de los 7 criterios de la checklist, entonces califica para la decisión de voto. Y queda a un paso de la misma.

Un paso importante, pero paso al fin.

Más información en Cómo usar la psicología para lograr poder político*

https://danieleskibel.com/poder/

https://danieleskibel.com/lab/

Te puede interesar
Lo más visto