La nueva coordinadora humanitaria para Gaza visita Egipto con el fin de agilizar la ayuda

La enviada trabajará para establecer un mecanismo que facilite el flujo de asistencia desde los países vecinos que no son parte del conflicto al territorio palestino sitiado. Sigrid Kaag estuvo en El Cairo y Al-Arish antes de dirigirse a Rafah, el cruce de acceso de Egipto a Gaza. Por su parte, el responsable del organismo para los refugiados palestinos describe las terribles condiciones de los gazatíes y afirma que el asedio es un asesino silencioso.

NOTICIAS INTERNACIONALES 17/01/2024 Prensa ONU
gaza

La nueva coordinadora humanitaria y de reconstrucción de la ONU para Gaza visitó este miércoles Al-Arish, en Egipto, con la intención de aumentar la asistencia a la Franja, donde más de cien días de guerra entre Israel y Hamás han colocado a la mayor parte de la población en una situación de necesidad extrema de alimentos, agua, medicinas y otros bienes básicos.

Sigrid Kaag fue investida en el cargo para monitorear y verificar los envíos de ayuda a Gaza, de acuerdo con una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU adoptada el mes pasado.

Kaag también trabajará para establecer un mecanismo que agilice el flujo de ayuda hacia Gaza a través de países que no son parte del conflicto.

La coordinadora explicó que fue a Egipto “para buscar cómo facilitar, acelerar y agilizar todas las áreas de la asistencia que tanto necesitan los civiles en Gaza, dadas las graves condiciones humanitarias que están viviendo”.

La enviada llegó el lunes a El Cairo, donde tuvo reuniones y debates productivos con los ministros egipcios de Asuntos Exteriores, Solidaridad Social y Defensa, al igual que con dirigentes de la Media Luna Roja Egipcia. Actualmente se encuentra en Israel donde se espera que mantenga encuentros con diversos actores.

Ayudar a los civiles en Gaza


Kaag subrayó la importancia de la colaboración de todas las partes para mejorar y avanzar más rápido, añadiendo que el único objetivo es satisfacer las necesidades de la población civil.

“Es una visita fundamental porque vemos de primera mano lo que está haciendo Egipto con los voluntarios, el gobierno y todos los involucrados para brindar asistencia humanitaria a los civiles inocentes en Gaza”, declaró a la prensa.

Kaag detalló que el propósito de su viaje es discutir con sus colegas “cómo mejorar, cómo ayudar al gobierno y a la Media Luna Roja de Egipto según lo necesiten y consideren útil, para que, en última instancia, se pueda beneficiar a los civiles inocentes en Gaza”.

La coordinadora afirmó que la información que recabe en esta misión y en sus conversaciones con los funcionarios egipcios y con los trabajadores humanitarios será crucial para sus presentaciones ante el Consejo de Seguridad.

Kaag llegó hoy a Rafah, uno de los dos puntos de cruce de ayuda hacia Gaza, ubicado aproximadamente a 40 kilómetros de Al-Arish.

Sólo 204 camiones con suministros entran en dos días


En tanto, la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) informó que entre el 15 y el 16 de enero entraron en la Franja de Gaza 204 camiones con alimentos, medicinas y otros suministros a través de los cruces de Rafah y Kerem Shalom.

El 16 de enero, la Media Luna Roja Palestina recibió mediante el cruce de Rafah 25 camiones de la Media Luna Roja Egipcia con ayuda humanitaria, incluidos alimentos, agua, suministros médicos y otros insumos de socorro.

Antes del inicio de la guerra, cruzaban a Gaza más de 500 camiones con asistencia diariamente.

gaza1

 

Desplazados palestinos albergados en condiciones de hacinamiento en una escuela de la UNRWA convertida en refugio en Deir al Balah, Gaza.


Los gazatíes se hunden cada vez más en la desesperación


El comisionado general de la Agencia para los Refugiados Palestinos (UNRWA) se sumó una vez más a los reiterados llamados a un alto el fuego humanitario inmediato.

El terminar su cuarta visita a Gaza desde el inicio de la guerra, Philippe Lazzarini consideró que la conflagración ha durado ya “demasiado tiempo”.

“En estas guerras no hay ganadores. Hay un caos sin fin y una desesperación creciente. Pido una vez más un alto el fuego humanitario inmediato que pueda brindar cierto respiro y permitir un muy necesario y significativo aumento en el flujo de suministros básicos, incluso a través de la ruta comercial. Cualquier otro proceder prolongará la miseria de toda una población”, recalcó.

Lazzarini aseguró que cada vez que ha estado en Gaza ha sido testigo “de cómo la gente se ha hundido aún más en la desesperación”, luchando cada hora por su supervivencia.

El comisionado general dio cuenta de la multiplicación de estructuras improvisadas con láminas de plástico alrededor de Rafah, en el sur de la Franja, que la gente ha levantado en un intento por resguardarse del frío y la lluvia.

“Cada uno de estos endebles refugios puede albergar a más de 20 personas. Rafah está tan congestionada que apenas se puede conducir un coche en medio del mar de gente. La población de esa ciudad casi se ha cuadriplicado, con más de 1,2 millones de personas”, precisó.

Historias de muerte y pérdida


Lazzarini agregó que las historias de la gente son de miedo, muerte, pérdida y trauma. “Durante cien días, el pueblo de Gaza ha pasado del shock de perderlo todo, en algunos casos a la familia entera, a una lucha debilitante por mantenerse con vida y proteger a sus seres queridos”, acotó.

Las instalaciones convertidas en refugios en la parte media del territorio son sitios claustrofóbicos donde la gente está hacinada, la higiene es nula, abundan las enfermedades de la piel y los piojos, y la máxima prioridad es conseguir comida y medicinas, reportó.

Con respecto al norte de la Franja, señaló que hay muy poca información puesto que el acceso a la zona es muy restringido. “Nuestros convoyes y camiones de ayuda suelen sufrir largas horas de retraso en los puestos de control, mientras que muchas personas desesperadas se acercan para sacar alimentos de ellos, sin esperar a que los distribuyan. Cuando las autoridades israelíes dan luz verde a nuestros convoyes para cruzar, los camiones están casi vacíos”, indicó.

 El asedio es un asesino silencioso


Lazzarini refirió que la escasez de los productos comerciales permitidos en Gaza ha disparado hasta diez veces los precios de los muy raramente disponibles productos básicos a la venta. 

Describió montañas de basura sin recoger por todas las calles, enfermos crónicos que deben aprender a vivir con alternativas a sus medicinas o prescindir de ellas, desde insulina básica hasta pastillas diarias para la presión arterial alta. 

“La gente no puede lavarse ni mantenerse limpia. Los prolongados y repetidos apagones en las telecomunicaciones, incluidos internet y los teléfonos móviles, aumentan la angustia, ya que la gente se siente aislada del resto del mundo. El asedio es el asesino silencioso de muchos”, puntualizó.

El comisionado general enfatizó el trabajo incansable del personal humanitario para asistir a la población necesitada pese a la falta de seguridad. “No puedo asegurarles que ellos, y mucho menos sus familias o las instalaciones de la ONU, estarán a salvo”, lamentó Lazzarini.

Te puede interesar
Lo más visto