Prestigio y referencia

¿UNT repetirá la historia del URD de aquel 30 de noviembre 1952?

ÁNALISIS Y OPINIÓN 20/03/2024 Evelio Salas

66° aniversario  de la Escuela  Santa María de Cocorote
Una merecida reflexión para el análisis

Las ciclicidades históricas no son ninguna casualidad, pero siempre hay quién se expone a tropezar con la misma piedra. 

Muchas huellas de aquella historia de la dictadura perezjimenista las tenemos en el estado Yaracuy. Aún se ven los escombros de aquella casona de torturas donde por las noches, dicen los vecinos, se escuchan arrastres de cadenas y grilletes, la casa era utilizada por los esbirros de la Seguridad Nacional, es la Casona  “Villa Ester” que se ubica vía a Marimón, pasando por Santa María de Cocorote, perteneció al entonces gobernador del estado, el abogado Dr. Guillermo Cordido R. Pero…cabe la pregunta:

¿Un civil de URD gobernando un Estado en plena dictadura? 

Respuesta:  Si, Para 1952 por orden de la Junta de Gobierno que presidía el Dr. Germán Suarez Flamerich acompañado del Coronel Marcos Pérez Jiménez y Luis FelipeLloverá Paez, se celebraría la elección constituyentistas del gobierno presidencial. Ese acto simplemente derivaría en justificación de la asunción al poder del dictador Marcos Pérez Jiménez, o más bien, su continuidad en el mismo. La estratagema política fue inhabilitar a los partidos más populares de entonces:  Acción Democrática y el PCV, por supuesto fueron perseguidos y encarcelados sus principales líderes, algunos fueron desterrados o asesinados: Andrés Eloy Blanco, Alberto Ravell, Pio Alvarado, Rómulo Betancourt, Ruiz Pineda, Gustavo Machado, entre muchos, cualquier parecido con las estratagemas inhabilitadoras de la actualidad  y la persecución no es casualidad. Esta semana fueron 16 los Partidos inhabilitados mientras creaban 9 de tendencia alacrán (a favor del gobierno).

¡Volvamos a la historia!, para esa elección de 1952, el único partido que según dicen, pactó con el régimen dictatorial fue el partido URD, aunque Copei  se mantuvo en estado semineutral con el nuevo gobierno. URD era presidido por el Dr. Jovito Villalba, su partido y El (“mi partido y Yo, yo y mi partido”), como El mismo repetía, no fueron inhabilitados. Jóvito recorrió el País,  se esmeró en hacer su campaña, prácticamente corría solo en la oposición. Dicen que el discurso predicado en el Nuevo Circo de Caracas, fue de ovación.  Jovito fue dirigente estudiantil de la UCV, margariteño y reconocido político, fue un gran discursante y era la “mejor opción”, razón por la que el pueblo participaría democráticamente y otras naciones reconocerían el proceso.

Se realizaron las elecciones y la masa de venezolanos, en una clara dicotomía (bien planificada por la dictadura), iría a votar.  Pero se dió la sorpresa, el Dr. Villalba, ya al mediodía estaba por delante de sus adversarios del partido FEI. Fue una sorpresa para la dictadura que contaban con sus adeptos conservadores y con la maquinaria de dominio militar y de seguridad nacional (PSUV, extrapolando). Todo terminó en una nueva burla al pueblo que obviamente apostó, aunque con  pasión reprimida, por el candidato de URD y según se dijo…¡Ganó Jóvito ¡pero nadie salió a la calle!.

En fin, una dictadura es una dictadura, quien tiene el poder simplemente lo ejerce. De nada le valió hacerle el juego al gobierno, aquel acuerdo de inhabilitarlos a todos menos a Él y su Partido, llevó al descalabro a URD, el resultado fue que Marcos Pérez Jiménez a los dos días asumió por las riendas la Presidencia de la República, impuso ficticios resultados, renunció el rector electoral, le pagó a URD con cinco regiones para  gobernar, entre ellas Yaracuy, donde continuaría el Dr. Cordido. Recrudecieron las desapariciones forzadas,  “Villa Ester de Marimón” siguió siendo un lugar de torturas hasta 1958. Pedro Estrada visitaba su caballeriza en Aguacatal a unos kilómetros de allí donde llegaba con helicóptero al  campo donde actualmente es el estadio de beisbol, para acariciar sus caballos y perros de raza. 

Quedan otros recuerdos como las empalizadas amarillas de la finca Santa María, la casita amarilla y la iglesia, todo propiedad del Dr. Cordido. El color amarillo que demarcaba su propiedad representaba el color de su tarjeta electoral URD que pactó con la dictadura. 

En la Escuela Santa María de Cocorote se encuentran parte de esos relatos contados por sus fundadores, este mes está en su 66° aniversario, invitamos.

No sé si el Presidente del partido UNT, Manuel Rosales, conoce de esta parte de la historia, lo invito a leerla y a no vivirla, le invito a no hacérnosla vivir nuevamente. Las bases de UNT se merecen mejores oportunidades de fortalecimiento del trabajo que a diario realizan, su militancia es digna de una competición electoral en buena lid, lo certifico.

T: Evelio Salas - [email protected]

Últimos 15 días
Tendencias

Suscríbete gratis

La mejor opción para comunicarte