Prestigio y referencia

EL ANHELO CONSTANTE

#AlfayaracuyOpinion El tiempo siempre es escaso para quienes lo necesitan, pero para los que aman, dura para siempre.

ÁNALISIS Y OPINIÓN 04/06/2023 Nelson Rojas Gutiérrez

PENSAR, DECIR Y HACER

EL ANHELO CONSTANTE

[email protected]

¿Por qué ver por separada esta vida y la siguiente, si la una proviene de la anterior?   Abraham Stokes.


 

Llama la  atención el poema de Drácula referido al anhelo constante con su eterma amada. La idea de solo un amor a través de todas las vidas, el anhelo de un alma que clama por la otra. El tiempo siempre es escaso para quienes lo necesitan, pero para los que aman, dura para siempre; y así, mis eternidades han estado llenas de pequeñas cosas, pequeños detalles que al final, sólo han sido para ti. 

Es un cuarto tan vació, con mi mente tan habitada por ti, - ¿Donde estas? - ´preguntó mi suspiro. Cómo culpar tus ojos, si yo mismo les he dado el poder de matarme y revivirme en cada mirada que me dan, y es que tu llegada ha creado una locura tan grande en mí, aue mis noches se han vuelto día pensando en ti cuando no estás conmigo y mis días se han vuelto noche soñando que estás junto a mi.

Y es que tú, mi cielo, hasta en tus dias de tormentas me sigues pareciendo lo más hermoso que pueda ver, y tus ojos, apocalipsis de mis demonios, destructores de mis dudas; solo ellos, simplemente quiero que sean el eclipse que me hechice todos los días. Lq promesa de dos almas que juran esperarse cada eternidad, el dulce deseo que produce el amor sincero por solo probar los labios de una persona nada más. Únicos, eternos, infinitos. Dulce capricho, dulce masoquismo, dulce amor que juran cuidar por siempre. Anhelantes  ruegos después de la muerte de cada día para que al despertar nuevamente sigan allí, perplejos ante si mismos, adorando la belleza que produce verse reflejados cada uno en los ojos del otro. 

Que locura ese anhelo constante y loco. Estrellas son galaxias, universos, ojos tan penetrantes que dejan ver la felicidad de todas las vidas vividas ya juntos y dando pistas para una vida siguiente, como dos estrellas chocando que  su efecto dura por generaciones.

Lo cierto es, que en la aurora de cada amanecer, después del ruego del ocaso anterior por ver sus ojos nuevamente al despertar el amor florece una vez más entre pasiones, caricias, besos, suspiros, deseos, gemidos, esparciendo sus almas en todo sus alrededores como flor que abre sus pétalos para darse vida una vez más.  

Y así, quien ha de pensar que su amor ha vivido una vida tras otra, desafiando las paredes de la mente humana, desafiando los cielos de la vida, en un amor puro, en una promesa, en un anhelo constante, en un clamor…en los fragmentos de dos corazones enamorados a través de las épocas de sus eternidades. 

Te amo sin limites, más allá del cosmos, más allá del infinito… allá donde no llegan las luces de las estrellas… te amo para siempre. Es la historia jamas contada, habla del anhelo, de un alma que clama por otra.

 La mente humana es perezosa y también muy ágil. Se autoperpetua a si misma, es llevada de su aparecer y con una alta propensión al auto egaño. En cierto sentido creamos el mundo y nos encerramos en él. Vivimos enfrascados en un diálogo interior interminable, donde la realidad exterior no siempre tiene entrada. Un sabio, psicólogo, de esta época, dice  que la mente es como un mono hambriento, en una selva repleta de reflejos condicionados.

 Nuestra mente es hiperactiva, inquieta, audaz y contradictoria. La mente no es un sistema  solo de procesamiento de información grata, amigable, buena o mala, predecible y fácilmente controlable como ocurre con los computadores. 

Nuestro aparato psicológico tiene intencionalidad, motivos, emociones y expectativas de todo tipo. La mente es egocéntrica, busca sobrevivir a cualquier costo, incluso si el precio es mantenerse en la más absurda irracionalidad, nuestro anhelo es constante. Buscamos todas las cosas de este mundo; el anhelo humano no cesa, hasta el tiempo tratamos detener y mantener la juventud y el vigor físico;   hasta la  eternidad, de manera  estrafalaria, y sin fe. No nos detenemos a pensar en  la palabra de Dios dada a nosotros a través de Jesucristo. Hay que estudiar el ciclo de vida plasmado por la ciencia y la verdad esgrimida y sagrada de Dios.   Ojo avizor. 

 


nelson rojas

Nelson Rojas: Dirije la columna PENSAR, DECIR Y HACER. Profesor, critico y columnista de la prensa escrita y digital.
[email protected] 

Lo más visto

Suscríbete gratis

La mejor opción para comunicarte